EL RETO DEL ENVEJECIMIENTO

El envejecimiento de la población, la cronicidad de las enfermedades más habituales, los problemas sociales, económicos y de asistencia sanitaria, etc, constituyen para nosotros un verdadero reto.

Uno de nuestros trabajos, por tanto, consiste en dar respuesta a las necesidades físicas, emocionales, sociales, espirituales, y a cuantas otras puedan presentar los residentes de los centros socio-asistenciales y socio-sanitarios.

El aumento de la esperanza de vida y el incremento del grupo de población mayor nos obliga a un replanteamiento de conceptos y propuestas: mantener la autonomía y la independencia a medida que se envejece se ha convertido en un reto que solo podremos afrontar con información y programas específicos que mejoren su calidad de vida y favorezcan sus oportunidades de desarrollo para una vida saludable, participativa y segura.

En ese contexto nuestra propuesta de atención integral, situando a la persona en el centro de todos los procesos, busca que los mayores puedan vivir de forma independiente durante más tiempo, con una buena salud y multiplicando la media de número de años de vida con salud, por dos.